Vol. 1 Núm. 9 (2022): Las consecuencias de desastres naturales

					Ver Vol. 1 Núm. 9 (2022): Las consecuencias de desastres naturales

Los daños y destrucción de la infraestructura afectan las instalaciones sanitarias, las escuelas y las viviendas. Los niños se enferman más a menudo y tienen menos acceso a cuidados de salud; reciben menos estimulación, educación y socialización y, en algunos casos son desplazados.

Los niños y las niñas se ven más expuestos a sufrir las consecuencias adversas de los desastres debido a que sus cuerpos y mentes están en desarrollo. El acceso limitado al agua potable y alimento suficiente luego de un desastre los vuelve vulnerables a enfermedades contagiosas y malnutrición, causas comunes de mortalidad infantil. Según la edad y la etapa del desarrollo en que se encuentre, un niño o niña tiene una capacidad psicológica limitada para entender lo ocurrido, lo que puede provocar angustia, depresión, síndrome de estrés postraumático y problemas conductuales. Los daños y destrucción de la infraestructura afectan las instalaciones sanitarias, las escuelas y las viviendas. Los niños se enferman más a menudo y tienen menos acceso a cuidados de salud; reciben menos estimulación, educación y socialización y, en algunos casos son desplazados. Los niños también dependen de la protección de los adultos en sus familias, su comunidad y el gobierno. El desplazamiento interrumpe las actividades parentales en pro de su subsistencia y fragmenta los sistemas de apoyo familiares y sociales, lo que deja a los niños expuestos a un riesgo mayor de abandono, abuso, explotación y tráfico.

Publicado: 07/01/2022